logo logo
icon icon icon
icon
Inicio / Contenidos / La rabia, un asunto de interés para todos los dueños de mascotas

La rabia, un asunto de interés para todos los dueños de mascotas

Mascotas.com
01 Nov, 2020
Perros
Gatos
Salud y bienestar
289
<- Regresar a contenidos

La rabia es una enfermedad que afecta a todos los mamíferos e incluso puede llegar a contagiar al ser humano, y aunque no es común en gatos, llega a ser muy peligrosa, ya que no tiene cura y provoca la muerte del animal.


Si tu felino sale a menudo de casa y está en contacto con otros animales debes de tener en cuenta el riesgo que esto supone, y prevenir con la vacunación. En estos animales se contagia principalmente a través de la mordedura, pero también se puede transmitir con arañazos o al lamerse una herida abierta.


Los síntomas en los felinos
son maullidos anómalos, comportamiento atípico, irritabilidad, exceso de salivación, vómitos, pérdida de peso, aversión al agua, convulsiones y parálisis.


En el caso de los perros,
la afectación se transmite a través de la saliva de un animal que se encuentre contaminado con el virus, por lo que las mordidas son el principal vehículo. Los síntomas pueden llegar a aparecer entre las tres y ocho semanas después de haber sido  contagiado, dependiendo de donde se encuentre la herida.


La enfermedad tiene tres fases: 


La prodrómica:
caracterizada por conductas aprehensivas, signos de nerviosismo, ansiedad, aislamiento y fiebre, los animales incluso pueden mostrarse irritables.


En la fase furiosa:
hay irritabilidad e hipersensibilidad a estímulos visuales y auditivos; la mascota se vuelve más activa y muerde todo lo que encuentra. No es una etapa que se manifieste todas las veces. 


Finalmente está la paralítica:
que de igual forma no aparece en todos los casos; entre sus síntomas está la parálisis de los músculos de la cabeza y cuello, por lo que el perro pierde la capacidad de tragar y saliva constantemente.


La transmisión de la rabia a personas se conoce como zoonosis, y es posible a través de los animales silvestres como pueden ser los murciélagos, los mapaches, zorrillos y los zorros.


Hasta el momento no existe cura,
pero las vacunas son efectivas para prevenir la enfermedad, la frecuencia con la que se administre el inmunizador dependerá del lugar donde se encuentre la mascota, y debe ser un médico quien la indique.


Cualquier persona que haya sido mordida por un perro o un gato,  debe lavar bien la herida con agua y jabón, acudir a un centro de salud y posteriormente someterse a una observación clínica de 14 días para recibir un tratamiento con el fin de evitar que aparezcan los síntomas.

 

Comparte este evento en tus redes
Comentar
icon
¿Aún no estás registrado?
Identifícate y obtén contenidos personalizados.
1
2
3
Otras secciones